estás en > Expediciones > Siberia, las olimpiadas nenets > Posts > CAMINO A SIBERIA CON LOS PASTORES DE RENOS

Siberia, las olimpiadas nenets 04.2013

Volver

> CAMINO A SIBERIA CON LOS PASTORES DE RENOS

Mañana nos unimos a la migración de los nenets, los pastores de renos, para grabar un programa en la tundra de Siberia. Escalaremos en los Urales, viviremos con los nómadas y asistiremos a las olimpiadas de los nenet.

 

En la región más al norte de Rusia, junto al mar Ártico está la Península Yamal, que en nenet significa “el fin del mundo”. Los nenet son un pueblo nómada que pastorea enormes rebaños de renos. Según su tradición los dioses hicieron un pacto con ellos; los nenets podrían alimentarse y vestirse de los renos a cambio de que les acompañaran en la migración para protegerles de los depredadores. Son una cultura interesantísima, con un culto ancestral donde los chamanes siguen siendo parte del día a día.

Nuestro objetivo es convencer a uno de esos pastores para que nos acompañe a escalar una montaña en los montes Urales. Los Urales árticos no son muy altos (la altura máxima es de 1.500 mts) pero las condiciones de frío y viento hacen que ascenderlos sea muy duro. Por eso para los nenets, que en sus migraciones pasan junto a estas montañas, nunca se les ha ocurrido ascenderlas. ¡Para ellos es un suicidio! Además muchas de esas cumbres son sagradas y les está prohibido subirlas. No será fácil encontrar a alguno que quiera venir con nosotros, pero vamos a buscar los candidatos entre los más deportistas. En la ciudad de Salejard, la capital de Yamal, estos días se celebra el Festival de los Pastores de Renos, una especie de olimpiadas de deportes tradicionales nenet. Los pastores se congregan desde muchos kilómetros a la redonda, porque para ellos es un gran evento. Las disciplinas son lucha, lanzamiento de lazo, sogatira, triple salto, salto de trineo y carreras de trineos de reno. Entre esos campeones seguro que encontramos a uno dispuesto a vivir una aventura inolvidable.

Además de subir la montaña conviviremos casi una semana con una familia de nómadas. En abril tiene lugar la migración de los renos, trasladándolos de los pastos de invierno en el sur, a los pastos de verano en el norte. Para algunas familias la migración dura un mes. Digo que conviviremos porque no voy solo, sino con mi amigo Roberto, que además de escalador es veterinario… lo de vivir rodeado de renos le tiene entusiasmado, está como loco por ver un parto, un sacrificio; para los que amamos los animales esta aventura es muy especial.

En unas horas nos subiremos al avión que nos llevé a Siberia. Yo creo que hay pocas palabras que evoquen territorios tan inhóspitos y salvajes como esta.

¡Prometo subir un montón de fotos a mi twitter, estad atentos!