estás en > Expediciones > Pirámide Carstensz > Posts > Cima en la Pirámide

Pirámide Carstensz 01.2006

Volver

La Príramide de Carstenz es la montaña más alta de Oceanía. Cuesta más llegar hasta aquí que ascenderla!

> Cima en la Pirámide

Me encuentro dentro de mi tienda de campaña, aguantando estoicamente el aguacero que sin tregua cae todos los días en esta región a partir de las 12 horas, además de un fuerte aparato eléctrico, pues aquí las nubes alcanzan en ocasiones los 15.000 metros o mas de altura. Y la Pirámide de Carstensz es un para rayos natural, desatándose la madre de todas las tormentas, y la verdad es que acojona.

Pero cambiando de tercio, lo mas importante es que ¡¡ HOY HICE CIMA¡¡. Si amigos lectores, por fin tengo la cima de esta esquiva montaña, y que sin duda de las 7 cimas mas altas de todos los continentes es la menos ascendida, por la dificultad de infraestructura que hace falta, y el interminable numero de documentos, certificados, y permisos, además de encontrarse justo en la mitad de Papua, donde se localiza la segunda selva mas impenetrable del planeta después del Amazonas.

Toda la mala racha que he tenido anteriormente con esta cima, de golpe me cambio. Ayer tenia que viajar desde Nabire en la costa de Papua a Enarotali, una aldea relativamente cerca de la Pirámide de Carstensz, donde nos esperarían a los tres italianos y dos austriacos, el helicóptero que habíamos alquilado, para intentar volar cuando la meteorología se dejara, algo aquí muy difícil.

Pero a las 4 de la madrugada me despierta nuestro contacto local en Nabire, por cierto una ciudad infesta del mosquito anofeles donde el hospital esta abarrotado de gente con malaria, y es la mas peligrosa de las subespecies. Y me dice este contacto que el helicóptero había llegado el día anterior a ultima hora y que yo tengo que volar en el, desde Nabire a Enarotali, pues no tengo billete de avión como el resto de los italianos y austriacos. Me dice este tal Max, que ha convencido al piloto para que me lleve a Enarotali, a pesar que no figura en el contrato.

Así que me visto a toda prisa y me trasladan al lúgubre aeropuerto, y en efecto estaban calentado los motores del cacharro y me subieron a mi y el equipajes.

Así que de pronto me encuentro en Enarotali, en un espectacular vuelo por la selva.
Una vez en esta aldea el piloto decide espontáneamente subir el material como tiendas, comida, combustible, etc., al cocinero, al indonesio, y por sorpresa a mi también.

Resumiendo en cinco horas pase del mar a 4.100 metros del campo base, no sin antes disfrutar de nuevo, de otro vuelo aun mas impresionante, pues tienen que ir ganado poco a poco altura, y el paisaje cambia radicalmente de la selva profunda a paisaje alpino, y entre medias increíbles picos de caliza por todos lados desde donde se descuelgan largas cascadas como hilos de plata, y todo esto en mitad de una selva totalmente tupida. Antes de aterrizar el helicóptero tiene que pasar por encima de la mina más grande del mundo de oro, además de producir otros metales como cobre, níkel, diamantes, e incluso uranio. Para que os hagáis una idea de las dimensiones de ese lugar, trabajan 20.000 personas las 24 horas del día, y constantemente hay aproximadamente 500 camiones gigantescos desplazando material. Los laterales de la mina se extienden muchos kilómetros, pues es una mina abierta, y el fondo, es terriblemente profundo, en este momento 500metros donde salen y entran camiones que son abastecidos por maquinas que arrancan cada minuto decenas de toneladas de terreno, cuyas ruedas levantan hasta 4 metros de altura. Esta mina esta a solo dos horas caminando del campo base, y llegara sin duda a comérselo como se ha comido miles y miles de hectáreas. Esta mina no deja indiferente a nadie.

Llegue a las 10 de la mañana, y me dispuse a instalar la tienda de campaña pues no tenia otra cosa mejor que hacer, y prepararme algo de comida, pues el cocinero que habíamos contratado entre los seis, estaba muy enfermo de mal de altura, y no me extraña, pues vive en la costa todo el año, y no se quien le engañaría, para que subiera ha esta altura.

Por sorpresa el helicóptero aparece a las dos horas y trae consigo a dos de los italianos y a un austriaco. Ahora ya somos 4 en el campo base, mas el cocinero y un indonesio de la zona de Sualawesi. Pero mis compañeros no les han dejado cargar el material de escalada y además les faltan dos de sus integrantes que ya no han podido volar, pues el helicóptero solo carga de tres en tres personas, para poder subir hasta esta altura.

Ellos han de esperar a que llegue su material y sus amigos, por lo tanto no pueden intentar un ataque a cima
Yo decido escalar la Pirámide de Carstensz esa misma noche y me dicen que si estoy loco, pues se trataría de escalar a 5.000 metros de altura en menos de 24 horas desde que abandone el mar.

Pero sin pensarlo dos veces me levante a las 4.30 de la mañana y a las 5.30 estaba en marcha con el indonesio que se me ha unido. Una hora mas tarde alcanzamos la base de la pared, y desde ese momento hasta la cima la escalda es vertical completamente. 800 metros de caliza vertical con pasos delicados que gracias adiós la mayoría de los sumamente expuestos tenían viejas cuerdas de anteriores expediciones, y apretando los dientes para que no se rompieran llegamos a la arista que conduce a la cima, pero aquí empezaron los problemas mas serios de esta técnica escalada. Hay varios tramos de cuerda verticales de 90 grados, y una especie de “M”. Me explico. Hay que subir un flanco muy expuesto, después rapelarlo por otro lado, después escalara un muro extraplomado de 15 metros por unas ruinosas cuerdas, para luego volver a descender un poco, y desde ahí a la cima continuos repechos cortados a cuchillo que te llevan hasta la meta. En definitiva que no se deja la cuerda ni la verticalidad en toda la escalada.
 
¡Por fin la cima de la Pirámide de Carstensz¡, aunque se ha cubiero por completo, y empieza a caer una fina nieve como escarcha.

Ascendimos y descendimos muy deprisa, porque sabíamos que a las 12 del mediodía aproximadamente empezarían las lluvias torrenciales y lo peor de todo el fortísimo y peligroso aparato eléctrico, y yo personalmente no me gustaría que me atrapara por el medio, pues estoy oyendo el agua caer en este momento desde mi tienda y es ensordecedor, mas que lluvia es un autentico diluvio.

Ahora esperare aquí el tiempo que sea necesario, que puede ser desde un día a una semana, depende de las ganas del piloto, y del tiempo meteorológico que haga hasta que el helicóptero me venga a buscar, pues ya he avisado por teléfono satélite.

Lo siento por los compañeros que os conocimos en Sualawesi, y habíamos realizado todo el recorrido juntos, ellos me miran con sana envidia pues les queda toda la escalada por delante, y no tienen fecha para intentarlo
Conclusión: escalda hermosa, de cierta dificultad técnica, algo expuesta, y pasada por agua en uno de los rincones más hermosos que he visto, pues nunca antes había escalado en un lugar tan singular.
Cunado llegue el helicóptero me dejara en la aldea de Enarotali, y ese será otro cantar, como llegare a la llamada civilización, pues aquí solo vuelan algunos helicóptero o avioneta de pequeño tamaño, y siempre están repletos. Pero eso será un problema que resolveré mas adelante. Ahora estoy pletórico y feliz con mi nueva cima.

Desde aquí quiero dar las gracias a todos vosotros lectores y a los que me seguís en mi web: www.jesuscalleja.es, vuestro animo me reconforta en cualquier situación por problemática y dura que parezca.