estás en > Expediciones > McKinley > Posts > Llegada a Alaska

McKinley 06.2006

Volver

Como sabéis regrese a España el día 28 de Mayo después de coronar con éxito el pico Lhotse de 8.516 m de altura, la cuarta montaña más alta del mundo y una de las llamadas “técnicas”. Y ahora solo 6 días después estoy en la antípoda, concretamente en Anchorage, la capital de Alaska. Prácticamente he dado la vuelta al mundo, y sin tiempo a recuperarme después de dos meses escalando la difícil montaña del Lhotse.

> Llegada a Alaska

Estimados Amigos, que rápido pasa el tiempo, y que poco descanso me he concedido.
Como sabéis regrese a España el día 28 de Mayo después de coronar con éxito el pico Lhotse de 8.516 m de altura, la cuarta montaña más alta del mundo y una de las llamadas “técnicas”. Y ahora solo 6 días después estoy en la antípoda, concretamente en Anchorage, la capital de Alaska. Prácticamente he dado la vuelta al mundo, y sin tiempo a recuperarme después de dos meses escalando la difícil montaña del Lhotse.
Necesito una pequeña motivación extra, y me la ha dado mi hermano al venir conmigo y ser mi compañero de cordada en esta dura montaña de 6.198 metros de altitud.

Es sin duda en este lugar donde se desatan las mayores tormentas del planeta, pues en ella confluyen las corrientes frías del mar de Alaska, y la corriente aun mas fría del polo norte que desciende verticalmente hacia esta cordillera. Cuando se juntan desencadenan vientos de mas de 160 Km/h, y las temperaturas caen hasta los -50ºC. Según nos alertan en la entrada al parque nacional del Mackinley, estas violentísimas tormentas se habaten sobre la montaña a tal velocidad, que casi no da tiempo a alertar a los escaladores, y en ocasiones, en solo una hora la climatología pasa de estable y moderadamente frío a vientos huracanados y temperaturas extremas. Estos cambios tan bruscos, han dado lugar a muchas victimas todos los años, pues las congelaciones parciales o totales son casi seguras, si antes no hemos encontrado el refugio de la tienda de altitud, o nos hemos puesto a cubierto en una cueva de hielo.

Por eso no tenemos que engañarnos a pesar de que la altitud no es demasiado extrema.
Otro factor a tener en cuenta es que las bajadas de presion tan acusadas, hacen que la altura de la cima en realidad equivalga a 7.000 metros, con el consiguiente problema del mal de altura. Muchos expertos escaladores que han conseguido grandes cimas en el Himalaya, han menospreciado este fenómeno, y han desarrollado edema pulmonar o cerebral, por no dedicar los suficientes días para aclimatar, pues esta aclimatación debe de ser la misma que para una montaña de 7.000 metros.

Por consiguiente tenemos tres factores extremos que hacen que esta montaña sea muy complicada de coronar con éxito: Altura extrema, vientos y frío radicales (los mas fuertes y fríos del planeta), y un gran desnivel de mas de 4.000 metros. Esta es otra curiosidad de esta gigantesca montaña, pues algunos autores dicen que es la montaña con mas desnivel del planeta, y tienen razón, pues nace directamente sobre la altura del nivel del mar, es decir 0 metros, y se eleva a 6.198 metros, lo que la convierten en la de mayor desnivel del mundo.

Nosotros la atacaremos desde los 2.000 metros, pues mañana nos trasladamos a un pueblo en autobús llamado Talkindia, para embarcarnos en una pequeña avioneta que nos llevara volando sobre un espectacular paisaje a un glaciar situado a 2.000 metros. Desde ese punto con la ayuda de trineos que arrastraremos nosotros, trasladaremos todo nuestro material y comida durante casi una semana hasta el campo base situado a 4.300 metros. Esta será una tarea muy dura, pues en total tenemos unos 80 kilogramos de material cada uno. Arrastrar ese peso por la nieve caminando con raquetas, es algo a lo que ni mi hermano ni yo estamos acostumbrados. Será una de los esfuerzos clave en esta expedición. Si lo conseguimos, habremos dado un paso muy grande para alcanzar esta difícil cima.

Será necesario mucho entusiasmo y motivación para arrastrar un peso tan brutal, y después llegar a los campos de altura y cavar en la nieve para poder enclavar la tienda de campaña y construir un muro de bloques de hielo y nieve para proteger la tienda de os vientos huracanados casi constantes. Así serán todos los días, sin duda no tendremos casi tiempo para el descanso y la recuperación física. Hay que recordar que estamos a tan solo a 100 Km del circulo polar ártico, y aquí todo es radical.

Ahora a descansar del largo viaje desde España (30 horas), y adaptarse a las 10 horas de diferencia horaria. Mañana viajaremos a Talkinia en autobús y realizaremos los ultimos preparativos para la dura expedición. Ahora a comer salmón, junto a dos amigos que también nos acompañan: Andrés Iglesias y Iñigo Domínguez, dos salamantinos la mar de simpáticos, con los que a buen seguro lo pasaremos muy bien. Es lo que hace falta para mantener el animo arriba, pues por delante tenemos muchos días duros y de incertidumbre.
Bueno, amigos, me despido, pero solo hasta dentro de tres días, porque os mantendré informados en todo momento de como transcurre esta increíble expedición a solo 100 Km del circulo polar ártico. ¡Ya sabéis estar atentos a las próximas crónicas¡.

Desde la salvaje Alaska, vuestro amigo Jesús Calleja.