estás en > Expediciones > Tilicho, buceo en Nepal > Posts > SALIMOS PARA CIMA

Tilicho, buceo en Nepal 10.2010

Volver

Amigos, estoy de nuevo en Nepal. Comenzando ya el que será uno de los más emocionantes desafíos que hemos emprendido nunca! Hemos venido hasta aquí, al hogar de las montañas más grandes del mundo, al Himalaya… ¡a bucear!

> SALIMOS PARA CIMA

¡¡Hola amigos!! Ayer completamos la subida a lo que se llama “campamento de altura” a 4.890 metros y, aunque estábamos relativamente cerca de nuestro siguiente objetivo, el Thorong la Pass, en tiempo, es un salto de unos pocos cientos de metros que ya se deja notar. Lo bueno es que la aclimatación está siendo progresiva, y está yendo muy bien, con los típicos dolores de cabeza, y el insomnio que produce la altitud, pero nada especialmente destacable. Lo que sí vemos es mucha gente afectada, incluso hemos visto un señor con edema cerebral, que andaba de un lado a otro; es como una borrachera de la altitud, y esa ya es una situación que empieza a ser grave. Vemos a gente, afectada, afectada de verdad por la altura.
Lo bueno es que se nos ha abierto el tiempo: ha dejado de nevar, pero ha descendido la temperatura considerablemente (estamos a quince grados bajo cero) y ha empezado a arreciar el viento. Ahora mismo somos el único equipo que estamos durmiendo a 5.416 metros de altura, aquí en el Thorong la Pass; bueno, somos el único equipo pero no estamos solos del todo: hay una pequeña cabañita donde vive un señor con un ayudante ¡es sin duda alguna el hombre que vive a más altura del mundo!! Porque vive nada menos que ¡a más de 5.400 metros sobre el nivel del mar! Éste sí que tiene que estar aclimatado…!
Para Óscar y María esto está siendo una experiencia extraordinaria; aquí, instalados en las tiendas, a quince bajo cero, ¡¡hace un frío de miedo!! Estamos al lado del collado y hace un viento fortísimo. Lo más destacable es que se ha dejado ver el Thorong Peak y es absolutamente impresionante, es como una gran mole que impacta, muy, muy espectacular ¡y muy superior a lo que yo me imaginaba!
Buscaba un pico más sencillo para ellos. Con altura, pero más accesible. Pero nos hemos encontrado con un pico con unas paredes muy inclinadas, una montaña en la que la primera parte es roca, lo que la hace más compleja; la segunda parte son unos 400 metros de puro hielo sobre glaciar, con 50º o 60º de inclinación. Luego nos encontraremos un plateau lleno de grietas por el que hay que descender un poquito, para encarar después una pared muy vertical de más de 60 º y acceder luego a una arista muy aérea de unos 300, 400 metros muy, muy aérea. Desde allí podremos contemplar los Annapurnas, y puede que el lago Tilicho, nuestro siguiente gran objetivo. Y al otro lado, veremos el reino prohibido del Mustang.

Óscar y María, los novatos en esto de la altura y las montañas, se encuentran relativamente bien, aunque tienen dolor de cabeza que mitigamos con medicación. A mucha altura la fuerza disminuye, nuestra falta de oxígeno es algo menos del 50 %, casi como si nos faltará un pulmón, y provoca malestar, fatiga, cansancio, hasta apatía (que no es su caso). Todos sufrimos la altitud, nosotros quizá tenemos ventaja en que la conocemos ya, pero de todos modos ellos se están adaptando extraordinariamente bien para la poca experiencia que tienen. 

Hoy ha sido un día muy intenso, teníamos que prepararles con la técnica mínima que han de controlar para poder abordar esas paredes verticales. No técnica de escalada porque es imposible, no hay tiempo, pero sí que al menos sepan manejar el prusik, el jumar, los sistemas de seguridad, el piolet… Lo bueno es que hemos puesto mucha cuerda fija, así aunque cometan cualquier error -que van a cometer muchos- se quedarán colgados de la cuerda y no van a caer… pero la verdad es que hay que echarle valor a esta montaña porque está peligrosa.

La montaña es técnica, es compleja y el señor este que vive aquí nos ha dicho que en los últimos años se han matado en ella varias personas. Es una montaña muy poco escalada pero con un número muy alto de accidentados, porque sus paredes son muy verticales, están petadas de nieve y provocan muchas avalanchas. En vista de las condiciones, tomamos la decisión de que los sherpas salieran esta mañana para identificar el terreno: si hubiera mucha nieve daría al traste con la expedición, ya que el riesgo de avalanchas es altísimo y son muchos los muertos que ha provocado esta montaña. Y en caso de que dijeran que OK, que se podía progresar, la idea era equipar unos 600 metros de cuerda, aproximadamente. Para que os hagáis una idea: el Thorong Peak tiene 750 metros de desnivel desde donde estamos nosotros hasta la cima y han equipado 600 metros ¡podéis imaginar lo vertical de sus paredes!

Vamos a tirar hacia arriba en plan cañón, en vertical, nada de zetas, para minimizar así el riesgo de avalanchas. Sería más fácil para acometer estas pendientes subir zigzagueando, pero aumentaríamos mucho el riesgo de avalanchas; por tanto, en línea recta hasta el plateau y línea recta hasta la arista. Los sherpas han visto la cosa clara, han equipado la ruta así que tiramos para arriba a las 3 de la madrugada! Quedan apenas unas horas y tenemos que descansar, así que la próxima comunicación espero poder hacérosla ya con la cima en el bolsillo!
  
Ya veis amigos, lo que en un principio era sólo un proceso de aclimatación a un seismil sencillo para luego poder bucear en el Tilicho, nuestro objetivo, se ha convertido en el primer escollo de la expedición ¡peliagudo de verdad!

Os mantendremos informados!
 

Jesús Calleja
www.jesuscalleja.es
www.cuatro.com