estás en > Expediciones > Lhotse > Posts > Otra victima casi mortal

Lhotse 05.2005

Volver

Por fin estoy aquí de nuevo con todas las ilusiones puestas en la escalada al Lhotse que como sabéis es la cuarta montaña mas alta del mundo con 8.516 m. Este campo base esta a 5.350 m, y para que os hagáis una idea esta a casi 500 metros mas alto que el Mont Blanc, que es la cima mas alta de Europa occidental.

> Otra victima casi mortal

Amigos una vez mas es un placer contaros de primera mano el desarrollo de mi expedición a la cuarta montaña mas alta del mundo, el Lhotse de 8.516 m.

Hoy día 1 de mayo la cascada se ha cobrado una nueva victima. Y de nuevo la imprudencia ha sido el desencadenante.

Un grupo de italianos decide ascender al campo I en lo que parece un espléndido día, y lo es. Pero lo que no se puede hacer es empezar a escalar la cascada cuando el sol cobra mayor fuerza e incide directamente sobre el inestable hielo. Y ocurrió la desgracia. Uno de los miembros de la expedición se cae en una grieta después de que el suelo se abriera a su paso. El pobre italiano escalaba sin los crampones puestos, sin el arnés afianzado a su cuerpo, y por lo tanto sin poder asegurarse a la cuerda fija que esta instalada.

Su esta do es muy grave una vez que se le ha rescatado. Sufre roturas múltiples por todo el cuerpo, órganos internos dañados con hemorragias, y traumatismo craneoencefálico. Por consiguiente perdida de conocimiento y constantes vitales al limite. Y lo peor de todo es que el tiempo a empeorado y el helicóptero no podrá aterrizar hoy. Su futuro es muy incierto. A pesar de la tecnología, estamos indefensos ante un grave accidente. El volar o no del helicóptero puede ser la vida o la muerte.
La victima se llama Walter Berardi, tiene 39 años y tres hijos, nacido en Macullaga, pequeña localidad a los pies del Mote Rosa, en Italia
Sin quitar lo apenados que nos sentimos todos los escaladores, hay que reconocer que la imprudencia ha sido gravísima. No pasaría de un susto si estuviera anclado a la cuerda y llevara los crampones. No podemos culpar a nadie y menos a la cascada del Kumbu.

El problema es que mucha gente viene a estas montañas a doctorarse sin haber estudiado la carrera. Siento mucho ser duro pero es la pura realidad. Se da la casualidad que el año pasado en mi anterior expedición al Everest, tal día como hoy y a la misma hora, otro escalador perdió la vida en idénticas circunstancias. Muerto al precipitarse en una grieta al no llevar instalado sus crampones ni usar la cuerda de anclaje. El destino es caprichoso y ha querido que la historia se repita de la misma manera. Algunos no quieren escuchar, ni ver lo que las montañas anuncian a voces. Ya son cuatro las victimas. Espero que sean las últimas, y los escaladores tengan prudencia y sobre todo lo que siempre digo: paciencia.

También Quería contaros que después de la tragedia de los anteriores tres serpas, se me ocurrió hacer una colecta entre todos los escaladores que nos damos cita en el campo base. Al principio pensé que seria una tarea complicada, pues explicar la idea a personas de diferentes culturas y costumbres podría resultar compleja.
Pero sin dudarlo me decidí a visitar todos los campamentos, pues hay que recordar que este campo base es común para el Everest y el Lhotse, y por lo tanto podría alcanzar una sustanciosa cantidad de dinero para entregárselo a las familias de los fallecidos.

He dedicado el día a esta tarea y el resultado final ha sido satisfactorio, y espero recaudar una buena cantidad de dinero. Lo sabre en unos días cuando me entreguen el dinero los diferentes grupos. Yo me he comprometido a visitar a las familias cuando termine mi expedición y repartir esta donación en nombre de todas las nacionalidades aquí presentes.
Ha sido una interesante experiencia tratar con personas de tantas nacionalidades.
Especialmente han reaccionado estupendamente los americanos, chilenos y suizos, siendo más difícil convencer a los coreanos que son un mundo a parte.
Pero al final he conseguido el objetivo de unir a todo el campamento por la misma causa. Ayudar a estas desgraciadas familias.
También me ha emocionado la visita a mi campamento de serpas de los diferentes equipos de escaladores, ha darme las gracias en nombre del pueblo serpa por la iniciativa.

Para mi el pueblo serpa merece el máximo de los respetos, pues llevo escalando montañas en su territorio desde hace muchos años, y tengo grandes amigos serpas.
No lo he hecho por ningún protagonismo, si no por simple solidaridad. Nadie tomaba ninguna iniciativa, respeto a estos serpas muertos, pero he demostrado que una sola persona puede movilizar y organizar a toda una comunidad, en este caso de escaladores muy diferentes, porque sin darnos cuenta, si no reaccionamos inmediatamente, todo el mundo se relaja y en poco tiempo pasan al olvido las familias de los infortunados serpas.
Nunca he dudado ni dudare en actuar por las causas justas.

Hoy ha sido otro día triste, pero no influye en mi estado de animo para alcanzar la cima del Lhotse, porque se a ciencia cierta que estos accidentes son totalmente evitables. Mi experiencia lo atesora. Por lo tanto continúo con mi expedición sin que me tiemble ni un ápice el pulso. Confío plenamente en mí, y se escuchar a la montaña. Este es mi mejor seguro de vida.
Hoy quiero dedicar la crónica aunque sea triste a Pilar, la casera mas honesta que conozco. A Toñi ¡que encanto de mujer, ¡ a Jesús López y su mujer Mila, buena gente donde los haya.

Desde el corazón del Himalaya Jesús Calleja
www.jesuscalleja.es