estás en > Expediciones > Lhotse > Posts > Llegada al Campo Base

Lhotse 05.2005

Volver

Por fin estoy aquí de nuevo con todas las ilusiones puestas en la escalada al Lhotse que como sabéis es la cuarta montaña mas alta del mundo con 8.516 m. Este campo base esta a 5.350 m, y para que os hagáis una idea esta a casi 500 metros mas alto que el Mont Blanc, que es la cima mas alta de Europa occidental.

> Llegada al Campo Base

Estimados lectores os escribo desde el campo base del Lhotse que es el mismo que el del Everest.
Por fin estoy aquí de nuevo con todas las ilusiones puestas en la escalada al Lhotse que como sabéis es la cuarta montaña mas alta del mundo con 8.516 m.
Este campo base esta a 5.350 m, y para que os hagáis una idea esta a casi 500 metros mas alto que el Mont Blanc, que es la cima mas alta de Europa occidental.

Tienen que pasar al menos 4 o 5 días para que el organismo se adapte a esta altitud, y las tareas normales como vestirse, caminar, comer etc.., se hacen muy lentas pues te mareas o se te levanta dolor de cabeza. Aquí hay solo la mitad del aire que se respira a nivel del mar. Es como si de repente te quitaran un pulmón.

He llegado el día 13 y con suerte me ha llegado todo el material en helicóptero desde Katmandú. No las tenia todas con migo, pues hay graves conflictos que afectan a Nepal, y en especial a Katmandú. Mientras aquí en el campo base todo es tranquilidad y paz, en Katmandú ya se cuentan por decenas los muertos, y el país esta colapsado y no funciona nada. He volado a Lukla en el último vuelo antes de que se cancelaran los vuelos, y el material me ha llegado de chiripa. Solo espero que las revueltas se tranquilicen y todo vuelva a la normalidad, pues este pueblo no se merece lo que le esta pasando.

Aquí en el campo base estoy trabajando mucho, pues hay instalar la tienda comedor, preparar los materiales necesarios para los diversos campos de altura, instalar los paneles solares para alimentar el ordenador y los equipos satélite con los que os cuento estas crónicas, etc.

Os intentare describir que es lo que veo desde este increíble emplazamiento: Al sur se encuentra el valle del Solu Kumba con los impresionantes picos del Thamserku y Kantenga, además del pico mas hermoso del mundo el Ama Dablan que pronto escalaran mis dos amigos de la pandilla Emilio Valdés y Roberto de Paz. También se alzan hermosas montañas que no conozco sus nombres pero que sin duda hacen de este valle uno de los mas espectaculares del mundo.

Al oeste de este campo base se levanta el Pumori una montaña de mas de 7000 m. que es como una pirámide perfecta. Es una montaña muy deseada por los escaladores por sus esbeltas formas, pero también muy peligrosa. Hace 5 años murieron aquí 5 escaladores españoles, y todos los años pierde la vida algún montañero. Es muy traicionera por las frecuentes avalanchas.
Al norte se encuentra el collado del “Lola Pass” con 6.400 m. donde se asomo Mallory desde la vertiente Tibetana y dijo que seria imposible escalar el Everest por el sur. Pocos años después se comprobó que estaba equivocado, y Hillary y Tensin Norgay ascendieron a la cima del Everest por primera vez, por su vertiente sur.

Y por fin hacia el este se alza una gran fortaleza de dimensiones imposibles en las que se encuentra el Everest (8.850 m), el Lhotse (8516m), y el Nupse (7916m).
Es posiblemente que todo este conjunto de montañas sean las más impresionantes del planeta. Y el glaciar que se descuelga de ambas o mas bien la cascada de hielo llamada cascada del Kumba es como una torre de trozos de hielo del tamaño de edificios que se sobreponen unos sobre otros en un precario equilibrio que cada día al menos tres veces se pierde y se desmoronan determinados pasajes cambiando la fisonomía de la cascada continuamente..
Es por esta cascada donde tengo que escalar y descender al menos en 8 ocasiones. Tendré que extremar las precauciones y escalar muy temprano antes de que el sol se abata sobre la cascada y se derrita parcialmente provocando derrumbes de hielo, que me pueda atrapar como ocurrió el año pasado con dos escaladores que perdieron la vida en esta hermosa pero temible cascada de 800 m de altura.

En las sucesivas crónicas os describiré la ruta que me llevara a la cima del Lhotse, si Dios quiere. Pero antes hemos de realizar algo de vital importancia para los serpas y también para nosotros los occidentales: la “puja” u ofrenda que se realiza a los dioses de la montaña para que nos deje subir a su cima y bajar sin contratiempos. La diosa Sagarmata será benevolente con nosotros y la ofrecemos nuestras oraciones.

Cuando te encuentras en este lugar y miras lo que tienes por delante te empequeñeces y y todos los temores se hacen presentes. Piensas en que puede que nunca bajes de esas alturas de hielos perpetuos y tengo que realizar un verdadero esfuerzo para no sumirme en esos pensamientos pues normalmente soy un tipo con suerte que eludo los peligros o al menos los minimizo gracias a mi experiencia de muchos años escalando montañas por todo el planeta, y especialmente en la cordillera del Himalaya. Como decía un amigo mío: “solo arriesgo hasta el limite en el que veo la cara de Dios”.

Nada justifica arriesgar la vida por muy deseada que sea la cima, yo nunca lo haré y me lo atestigua los cuerpos que vi congelados el año pasado cerca de la cima del Everest, que como fantasmas te recuerdan no sobrepasar los limites, y ser humildes y descender si los peligros se ciernen sobre uno. Esto lo tendré presente continuamente. Nunca seré uno de esos fantasmas que custodian las cimas de estos colosos.
Supongo que cuando pasen los días y empiece la escalada me concentrare al máximo en mi objetivo y dejare de pensar en los peligros que puntualmente el ruido de avalanchas y desprendimientos que se abaten sobre el Campo base me recuerdan que estoy debajo de la primera y la cuarta montañas mas altas del mundo.

Aquí desde el campo base me despido hasta dentro de dos o tres días que os contare puntualmente como se desarrolla la expedición.

Cuando me encuentro solo y en estas latitudes con tanta hostilidad de las fuerzas de la naturaleza me gusta saludar a la gente que quiero y así lo haré en cada crónica. Espero que lo entendáis, pues es como un nexo de unión que me aporta fuerza y valor.

Así que hoy quiero recordaros a vosotros, mis padres Julián y Maria, que tanto sufrís con mis aventuras, pero que se que entendéis y apoyáis, pues ya hace mucho tiempo que os habéis acostumbrado a mis idas y venidas desde los lugares mas recónditos del planeta. Os quiero mucho ¡
Desde el campo base del Lhotse vuestro amigo Jesús Calleja.