estás en > Expediciones > Monte Vinson > Posts > No pudo ser...

Monte Vinson 01.2006

Volver

Ya me encuentro en Punta Arenas, la ciudad continental mas austral del planeta. Después de 20 horas de vuelo llego a esta curiosa ciudad enclavada en el estrecho de Magallanes, de vital importancia para el paso de barcos antes de la apertura del canal de Panamá...

> No pudo ser...

No pudo ser, no hemos podido volar a la Antartida y sigo en Punta Arenas.

Ya sabía que esto era lo más normal y que lo atípico es volar en la fecha prevista. No pasa nada hay que saber esperar, y llegara mi turno.

Hoy los vientos en el glaciar donde tiene que aterrizar el avión eran de 130 Km hora, absolutamente imposible.

La mayor molestia es que tengo que estar en mi hotel cada dos horas donde me llama la organización para avisarme si vuelo o no. Tengo que estar preparado para desplazarme al aeropuerto en menos de 20 minutos si el parte meteorológico que recibimos desde la base Antártica de Patriot Hill anuncia mejora. Sin querer me he pasado el día pendiente del reloj y los informes meteorológicos.

Estos ratos libres de dos horas los ocupo por ejemplo en irme a correr junto a las playas del estrecho de Magallanes y mantenerme a punto para no perder forma física. Aquí es difícil correr pues el viento es constante y muy frío, pero me saca de la tortura de la espera.

La verdad que este paisaje magallánico es espectacular, sobre todo los cielos. Las nubes son diferentes y los colores cambian bruscamente. Son mayoritariamente nubes lenticulares, es decir muy alargadas por los fuertes vientos de altura, y esto hace que el cielo se torne caprichoso y espectacular dibujando formas únicas que nunca se ven en nuestras latitudes. También es curioso que el día tenga luz hasta las 12 de la noche, y que salga el sol de nuevo a las 4,00 de la mañana. Es decir solo hay noche 4 horas.

Aquí la radiación solar es fuertísima, hasta el punto que las autoridades locales informan de la radiación cuando esta en limites peligrosos, pues la capa de ozono en estos momentos esta muy debilitada, y afecta de lleno a estas tierras. Esto se nota porque a las 9 de la noche hay que utilizar gafas de sol porque si no es imposible abrir los ojos a pesar de estar el cielo nublado. Esto es un claro síntoma de la excesiva entrada de rayos solares nocivos que traspasan la atmosfera producto del gran agujero de la capa de ozono, que llega hasta la patagonia Chilena y Argentina desde la Antartida donde se localiza la mayor debilidad de dicha capa.
Los ciudadanos de Punta Arenas antes de salir de sus casas se aplican creman solar de alto factor de protección y buenas gafas solares por los graves problemas que esta causando la capa de ozono en estas latitudes. Y los americanos sin firmar el protocolo de Kyoto¡. Aquí se ve un claro ejemplo de lo que nos espera si no hacemos algo, y pronto. Nos podemos achicharrar, con cegueras prematuras, canceres de piel, y otros males que están causando estragos a los habitantes de estas tierras. Le diré a mi madre que no use la laca “neli” que tiene mala pinta; ya me parecía a mi de pequeño que era raro que te ahogaras cuando una mujer la usaba delante de uno. Y cuidado con los frigoríficas antiguos, mejor cambiarlos por nuevos sistemas de refrigeración mas ecológicos. Y así un montón de cosas que podemos cambiar. Todos podemos de alguna manera hacer algo, hay que concienciarse seriamente.

Con los nervios de que sucederá en las próximas dos horas os tengo que dejar para ir a cenar unos ” ostiones “, que es el plato mas popular de Punta Arenas. Es un molusco parecido a las vieras nuestras, que la verdad esta muy sabrosos.

La aventura no hace mas que retrasarse un poco, pero estoy convencido que estoy a las puertas de que comience, y con esta esperanza me despido de vosotros desde los confines del mundo…