estás en > Expediciones > Monte Vinson > Posts > Primeros Preparativos

2

5

Monte Vinson 01.2006

Volver

Ya me encuentro en Punta Arenas, la ciudad continental mas austral del planeta. Después de 20 horas de vuelo llego a esta curiosa ciudad enclavada en el estrecho de Magallanes, de vital importancia para el paso de barcos antes de la apertura del canal de Panamá...

> Primeros Preparativos

Hoy día 8 escribo desde Punta Arenas, pues si tengo suerte mañana, de madrugada estaré volando hacia la Antartida.

¿Por qué digo que si tengo suerte?, la respuesta esta en que para poder viajar a la Antartida hacen falta unos mínimos climatológicos para poder aterrizar en mitad de la nada.

Hoy he asistido a una reunión obligatoria que imparte la empresa americana A.N.I.

En ella nos dan las instrucciones obligatorias a todos, que por diferentes motivos viajamos al interior del continente Antártico. No es lo mismo desembarcar en la costa de la Antartida que hacerlo en el interior. En el interior todo es extremo.

Hoy he conocido a los que serán compañeros de pasaje, que mayoritariamente son científicos que viajaran a la base de Patriot Hill, o al mismo polo de la Antartida a la base científica americana “Scout & Admunsen”. Seremos unos 39 de diferentes nacionalidades: americanos, un indio, japoneses, británicos, australianos, un canario y un castellano Leones. Casi todos menos mi nuevo amigo el canario se trasladan a la Antartida en un ambicioso proyecto de recogida de meteoritos, y a localizar en el mismo polo complejas partículas subatómicas.

A demás de Juan Diego (el canario), y yo hay alguna alpinista mas que intentara escalar el Monte Vinson que con sus 4.897 metros es la montaña mas alta de el continente Antártico. Supongo que nos uniremos para alcanzar la cima para aunar fuerzas.

Estos científicos nos han dicho que en la cima de esta montaña se registran las temperaturas mas extremas de todo el continente Antártico, y por o tanto del planeta. Además hay que sumar las dificultades técnicas de la escalada de una gigantesca montaña mal alta que el propio Mont Blanc, techo de los Alpes.

Como decía en esta reunión nos dan una lista con todo el material imprescindible que nos revisan estrictamente, incluido un curso acelerado de supervivencia nada mas bajarnos del avión, que aterrizara en mitad de un glaciar después de 5 horas de vuelo, ligeramente protegido por una cordillera montañosa. Nos hacen saber que para poder aterrizar en este desolado paraje tienen que darse unas condiciones específicas, como son un viento no superior a 60 u 80 Km hora según la dirección del viento. Que la pista sea de un sólido hielo azul y sin nieve, pues esta se metería en los motores averiándolos, además que necesitan localizar el color azul para aterrizar en el punto exacto y no meter las ruedas en las numerosas grietas que cubren el glaciar. También nos dicen que el avión se parara por pura inercia pues los frenos no se pueden tocar tardando de 11 a 15 Km en parar. A esto hay que añadir que no hay ninguna radio ayuda aérea para el aterrizaje de este avión ruso cuatrimotor llamado Ilinus 3.

Una vez aterrizado tenemos que caminar unos kilómetros hasta llegar a la base Patriot Hill, que es una base construida de piezas desmontables de lona y aluminio, es decir son en definitiva unas tiendas de campaña de gran tamaño, preparadas para soportar fuertes vientos. La semana pasada aguantaron una tormenta de nieve y vientos de mas de 170 Km hora, algo frecuente en esas latitudes.

Una vez llegados a esta base esperare a que se pueda volar en una avioneta pequeña llamada Tiwn Otter, que en un vuelo de 45 minutos me dejara relativamente cerca del monte Vinson. Una vez ahí y cuando esta avioneta se marche quedaremos asilados absolutamente hasta que una vez completada la ascensión del Vinson la llamemos para que nos recoja, eso si es posible, pues siempre hay que tener en cuenta que las condiciones climáticas lo permitan.

Como veis aquí todo es incierto y extremo, y nadie garantiza nada, ni tan siquiera las fechas de partida y regreso, aunque todos en la reunión, si coinciden que el 26 de enero tiene que desarmar la base de Patriot Hill, y por lo tanto será el ultimo vuelo para regresar a la civilización, pues las condiciones meteorológicas a partir de esas fechas son imposibles para la supervivencia, pues el mercurio se puede descolgar hasta los 75 grados bajo cero, y los vientos son huracanes.

Solo hay una norma estricta: Tenemos que estar en la base Patriot Hill de nuevo antes del 26 de enero, porque si no, nadie se hace responsable de ti y ya no hay retorno. Esta norma se plasma en un documento escrito que firmamos ante notario para que nadie pueda reclamar a la compañía que organiza el vuelo, en caso de desaparición.

También nos avisan que no hay ninguna posibilidad de rescate a partir de estas fechas, pues todas las bases relativamente cercanas estarán ya cerradas, por la proximidad del tiempo climatológico extremo.
Lo que si nos garantizan es que el día 23 de enero la avioneta aterrizara en la proximidad del campo base del Vinson para reconocernos si o si. Es decir que no se olvidaran de nosotros.

A partir de hoy tenemos que estar localizados en el hotel cada 2 horas, pues nos pueden llamar en cualquier momento para embarcar en el vuelo con dirección a la Antartida. Inmediatamente cuando las condiciones sean aceptables partiremos, pero no hay ni día ni hora exacta. Solo que puede ser a partir de hoy en cualquier momento. Incluso el equipaje ya lo tenemos en el aeropuerto cargado en el avino para no perder ni un minuto de demora.

Esta es sin duda la aventura mas extrema junto a la ascensión del Everest que viviré en mi vida. La Antartida es diferente, es lo extremo de lo extremo, y ya me hierve la sangre de comenzar. Es la aventura en su máxima esencia.

Juan Diego si asciende el Vinson se convertirá en el primer canario en pisar el interior de la Antartida y ascender la montaña mas alta, exactamente igual que yo que seria el primer castellano leones en realizar esta gesta. Ambos también hemos escalado el Everest, y nos hemos ganado el respeto del resto de los expedicionarios que nos adentraremos en los confines de la Antartida. El ambiente que respiramos en esta ciudad de Punta Arenas es especial, pues hoy hemos conocido a estos científicos escogidos de entre los mejores en sus respectivos países para llevar a cabo experimentos fundamentales para el conocimiento de nuestro universo. Ayer también conocimos a un remplazó de científicos de nuestra base en la Antartica Juan Carlos I, con los que compartimos una agradable cena y donde me entregaron la bandera de la base científica, y en nombre de todos me pidieron que la pusiera en la cima del Vinson y sacara una foto junto a nuestras banderas de la comunidad para que dicha foto este presente en la base Juan Carlos I, pues seria un orgullo tener una foto de las banderas desde la cima de la montaña mas alta de la Antartida.

Al llegar al hotel meditaba de lo increíble que son los destinos de la vida. Desde que era muy joven siempre admiraba toda noticia que aparecían en los noticiarios y periódicos sobre nuestra base en la Antartida, y me entraba una envidia sana de poder algún día visitar nuestra base, y ahora uno de los jefes de infraestructuras y logístico de la base española me encarga que saque una foto de tan emblemática base desde la cima del monta Vinson. ¡no me lo puedo creer¡. Me he prometido también enviar la foto a su majestad D. Juan Carlos I si consigo el objetivo, como testigo de que los españoles ascendemos estas montañas con orgullo y dejamos nuestra huella en cualquier parte del planeta por muy difícil y extremo que el lugar sea.

Todos los miembros de la base, el canario y yo nos despedimos estrechándonos las manos y deseándonos suerte en tan complicada tarea.

Desde Punta Arenas y con la emoción de lo que me espera al límite se despide este castellano leones que plantara dura batalla al monte Vinson. Prometo dar lo mejor de mi para conseguir el objetivo, y como dice el dicho: los leones somos muy cazurros, y luchare con todas las dificultades que se me presenten no tengáis ninguna duda.

Gracias a todos los que confiasteis en mi para que ahora este aquí en los confines del mundo...