estás en > Expediciones > Mar Menor en Murcia

Mar Menor en Murcia 10.2017

Volver

Mar Menor en Murcia

El Mar Menor, en Murcia, es la laguna salada más grande de España, con más de 150 kilómetros cuadrados de superficie. Se trata de un ecosistema que, sobre todo en las últimas décadas, ha sufrido diversos impactos que lo han modificado. El más reciente está ocasionado por los residuos provenientes de la agricultura. El exceso de nutrientes que llegan al mar por culpa de los fertilizantes del campo provoca un exceso de fitoplancton que tapa la luz que llega al fondo de la laguna. Como consecuencia, las algas y plantas del fondo no pueden completar la fotosíntesis, y mueren. El ecosistema está cambiando por completo, el agua ha llegado a estar verde y la gente tiene miedo a bañarse. La flora desaparece y la fauna cambia. La situación es grave. Agricultores, vecinos, pescadores, hosteleros, ecologistas, constructores… todos, están viendo como muere su Mar Menor y como consecuencia podrían perder su trabajo. En esta ocasión, la misión de Jesús Calleja consistirá en unir a todas esas diferentes personas involucradas en este asunto para llegar a un acuerdo que pueda salvar el Mar Menor. Además, la implicación de los marmenorenses con su tierra quedará clara también de la mano de un grupo de artistas locales que abordará la tarea de pintar una enorme pared con uno de los murales en defensa del Mar Menor más grandes que se han planteado hasta la fecha. Jesús conocerá también a Conchita, una entrañable hostelera y vecina de toda la vida con la que compartirá un vuelo muy especial. Hablará también con agricultores ecológicos y no ecológicos, constructores, científicos, pescadores, ecologistas… Cada uno de ellos con una historia de vida que contar y unidos por un bien común: salvar el Mar Menor. Jesús Calleja vivirá uno de los momentos más emotivos de la temporada al compartir una mañana con un grupo de mujeres locales llamado “Flamenco Rosa”. Todas tienen en común el enfrentarse o haberse enfrentado a un cáncer de mama y lo hacen remando a ritmo de tambor en el Mar Menor: practicando un deporte llamado “Dragon Boat”, importado de Asia. Una actividad que a ellas les da vida.